Slide background
Slide background
Slide background
Slide background
Slide background
Slide background
Slide background
Slide background
Slide background
Slide background

Hablar de Coaching me recuerda la frase de Arquímedes: “Dadme un punto de apoyo y moveré al mundo”.  El Coaching nos ofrece más que un puente entre los resultados del presente y el futuro que anhelamos, una palanca que nos puede impulsar de lo funcional a lo excepcional.

¿Pero qué es el Coaching?

Quienes poco conocen del tema suelen referirse a él como una moda, curioso resulta que esta “moda” lleve ya 3 décadas implementando procesos de transformación en las personas, en los equipos y en las empresas con mediciones significativas en un mejor desempeño.

Hablar de Coaching es hablar de un proceso de transformación enriquecido por las aportaciones de la filosofía y el arte de la mayéutica, el humanismo y el psicoanálisis, la logoterapia, la Gestalt, el psicodrama, configuraciones sistémicas, la ontología del lenguaje, la psicología positiva y la transpersonal, un tanto de física cuántica, biología  y  un toque de espiritualidad.

Para la International Coach Federation: “El coaching es una relación profesional continuada que ayuda a que las personas produzcan resultados extraordinarios en sus vidas, carreras, negocios u organizaciones. A través de este proceso de coaching, los clientes ahondan en su aprendizaje, mejoran su desempeño y refuerzan su calidad de vida”.

El Coaching nos ofrece diseñar nuestro mundo personal clarificando un proyecto de vida para tomar mejores decisiones, y es a través de los dominios del lenguaje, la emocionalidad y la corporalidad que el Coaching nos puede llevar a encontrar el arte de vivir en equilibrio.

En mi experiencia personal el Coaching impulsa a las personas a salir del “Sé que quiero, sé cómo hacerlo, pero no lo hago” para incrementar su actuar al “Darse cuenta y hacerse cargo” este un proceso en el que la indagación nos sacude los paradigmas,  las respuestas cimbran nuestras emociones y las acciones nos sacan de la zona de confort para expandirnos en una transformación… Por eso yo definiría al Coaching como una PROVOCACIÓN.

 

Julieta Enríquez

Master Coach Ontológico.